poesía citadina
poesía citadina
poesía citadina



El poeta Rolando Martínez nace en la ciudad de Arica, Chile. Sus poemas abordan la temática del olvido, la pobreza, la viejas y sublimes épocas desde la perspectiva urbana. De conceptos literarios que enfrentan el desarrollo urbano con el principio lárico de Jorge Teillier, nace la poesía citadina, propuesta por Rolando Martínez.

"Las grandes ciudades son como verdaderas bandadas de pájaros electroacusticos y pedregosos que vienen a interpretar la biblia mejor que cualquier estudioso"

Esta página está dedicada al poeta Rolando Martínez.
imagen
SOLO PALOMAS EN EL ÁNDEN

capital / nadie me espera / sólo palomas en el andén

recordar y recordar en la estación
escolares / señoritas
una gran familia en movimiento

sólo palomas en el andén

está lengua de provincia que habita en los andenes
esta música triste / estás horas
esta gran época que nos ve partir

y un amor a veces / para estas paredes frías
donde suele dormir nostalgia y dolor
y caminos / carreteras dormidas

ahora / escribiendo para ellas
sólo palomas en el andén


AMOR QUE NO HAS LLEGADO

esta noche está ahí la luna y yo no te conozco
no te he visto no te he amado
está noche como un puñado de señales
/ y un fantasma bueno

no estás aquí no te apareces


LLUVIA DE AGOSTO

la plaza reúne a todas sus palomas
/ mientras el minuto pierde su juventud fugaz
y el agua descubre un orificio en la tierra


CRISTO NO TIENE LA CULPA

hace unos años
en la ciudad de Valdivia
un viajero se acercó a la iglesia San Francisco
tocó la puerta / llamó por la ranura
alguien
de pronto con voz de ausencia

el viajero quería sólo un pedazo de pan
lejos el hogar / no hay acuerdo en esta cruz
/ que cargan los hambrientos

la puerta de bruces en la cara / y a mi que tanto me agradan las iglesias

el viajero dio unos pasos y miró la estatua
arriba / tan asombrosa para encenderse de palomas
nuestro hermano Jesús

- chúpame la pinga – grito el hambriento
es argentino pensé / este viajero
volaron pájaros y luz / sólo silencio


REY DE LA POBREZA

su sombra envía señales sencillas a las palomas
así lo recuerdo una vez detenido en la pared frente a
/ dibujos de circo y grupos de cumbia
y en sus bolsillos / la muerte que aguardaba como una uva

pensé en recostarme a contemplarlo
/ bajo la noche de la habitación
la noche dócil y barata de la capital / ¡que perro ingrato!
como un gato en la ventana tieso / y blanco

después de todo este señor es mi padre
y por ese segundo de pobreza
a la mierda el tiempo la puta vida
qué te hicimos / fue tanta la herida

y ahí sigue el recuerdo
Don Rolando -el rey de este poema-
sumido en la calle Recoleta


ÁRBOLES PALOMITAS Y TRENES

cansado ya de pájaros
de estatuas
de las estrellas / cansado del olor de la lluvia
del frío

de los poemas de amor
de tus ojos / redondos redondos / grandes
de las castañas y los dulces de invierno

huelo los caminos
lejos esta mi casita de clase media
detrás de un cerrito / árboles palomitas y trenes


ATACAMA SEIS A.M.

Desierto de Atacama
serían las seis a.m. y ya había un rayo para la tierra
pensé que la distancia entre la primera sombra
y este infierno
era una enorme fila de cuerpos alineados perfectamente

que profético parecía ese verso en uno de mis poemas

fue entonces cuando decidí volver a la ciudad
/ y escribir para iglesias / plazas y estudiantes


HORA DEL TÉ

viene la hora del té
y en la ventana / la tarde con su ojos de cobre

vuelan pájaros a la noche
a los grandes gomeros / a las iglesias

el tiempo tiene escondido para su ceniza
un silencioso interruptor de tristeza


MIRADOR

la calle 21 de mayo
se ven los autos
los taxis

y los pájaros
de aquí
de este mugriento mirador
donde un ramo de flores es divina riqueza

se ve una casita humilde
el teatro la vieja cárcel

y viento / viento tenemos todas las tardes
cine arte debe ser esta escena / de la mujer
/ preñada subiendo la cuesta
aquí mismito en la pobreza
tendederos con ofrendas humildes
y el aire ese que las hace vivir


PROVINCIA

ciudades a lo largo de este país de costa
ciudades que embanderan su puñado de gaviotas
/ y no solo polvo / memoria y gatos viejos
sino jóvenes sin gloria caminando cuesta arriba
sin imaginar que alguien / escribe para ellas


HUMILDE ORACIÓN PARA LA NOCHE

le digo a la noche
-cántate otra nueva-
a este ritmo metáforas y dinosaurios
hacen una sola historia

escribimos y escribimos en la oscuridad
le decimos al amor palabras feas
enciende tu radio / siquiera
pero mueve estas hojas asustadas

dispersa tu luz ¡que fría!
que no sólo la barba me crezca de noche
que haya un gran pretexto para el día


yo que desee nada más suerte y locura
como un gran anciano / pido perdón a los amores
que no haya un golpe de estado / una terrible noticia
para que en este país tan severo / se siga escribiendo poesía


EL BOSQUE DEL SUR DE CHILE

suele caer la lluvia entre los Alerces y no sobre la greda
el bosque está ahí / ha estado siempre ahí
estarán esos árboles y verán otras lluvias

verán otros enamorados pasar y recoger semillas / piñas de pascua
harán sombra a cuanto pájaro cante
crecerán en el silencio para otros amores

para otros viajeros serán como siempre las hojas
para el tiuque / el caracol
para el zorro y los hongos

será el lugar un generoso historiador
estará ahí / el bosque del Sur de Chile